¡¡¡SIN PERDER NI UN SEGUNDO!!!

¡¡¡SIN PERDER NI UN SEGUNDO!!!

viernes, 17 de octubre de 2014

ALENXANDER FLEMING,


Su apellido era Fleming y era un granjero escocés muy humilde. Un día, mientras intentaba ganarse el pan para su familia, oyó un lamento pidiendo ayuda que provenía de un pantano cercano. Dejó caer sus herramientas y corrió al lugar. Entró hasta la cintura en el estiércol húmedo y negro. Se trataba de un muchacho aterrado, gritando desesperado por salvarse. Fleming rescató al joven de lo que pudo ser una lenta y espantosa muerte. Al día siguiente, llegó un carruaje elegante a la granja. Un noble elegantemente vestido salió Y se presentó como el padre del muchacho que el granjero Fleming había ayudado.

- Yo quiero recompensarlo, - dijo el noble - Usted salvó la vida de mi hijo.

- No, yo no puedo aceptar un pago por lo que hice, - le contestó Fleming. En ese momento, el hijo del granjero se acercó donde ellos hablaban.

- ¿Es su hijo? -preguntó el noble. - Sí… el granjero contestó orgullosa mente.

- Le propongo un trato, -dijo el noble-. Permítame proporcionarle a su hijo el mismo nivel de educación que mi hijo disfrutará. Si el muchacho se parece a su padre, no dudo que crecerá hasta convertirse en el hombre del que nosotros dos estaremos orgullosos. Fleming aceptó. El hijo del humilde granjero asistió a las mejores escuelas y al tiempo, se graduó en la Escuela Médica del St. Mary's Hospital en Londres, hasta hacerse famoso como el Dr. Alexander Fleming, el descubridor de la penicilina. Años después, el hijo del mismo noble que fue salvado del pantano estaba enfermo de pulmonía. ¿Qué salvó su vida esta vez? 

LA PENICILINA



Es eficaz contra una gama amplia de enfermedades causadas por microorganismos como los pneumococos, los estreptococos, el gonococos, el meningococo, el clostridium de tétano, y la espiroqueta de la sífilis. 
Sus efectos secundarios se limitan generalmente a reacciones alérgicas que pueden preverse con seguras pruebas antes de su aplicación.

Millones de personas han salvado sus vidas, al tratarse con penicilina enfermedades para las que antes no existían tratamientos seguros ni curaciòn.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada